EL SUEÑO DEL NUEVO CANTÓN DEL ESTE.

Actualizado: 6 de dic de 2020



Generaciones atrás se pensó en la posibilidad de convertir a los distritos del este de Santo Domingo en el cantón numero 83 de la República de Costa Rica. Allá por la década de los ochenta se escuchaba en las tertulias de esquina y en la salida de misa la idea de independizarse administrativamente y que tan eficiente sería la distribución de recursos públicos si existiera un cantón formado por Tures, San Miguel, Pará y Paracito y que el límite oeste de ese nuevo cantón se ubicara en el propio puente Tures, sobre el cruce Los Ángeles – Las Quebradas, donde actualmente convergen los distritos de Tures, Santo Tomás y San Vicente y se conservaran hacia el este los mismos limites actuales de nuestros distritos con los cantones de San Isidro, Tibás y Moravia.


En el año 1992 a nivel deportivo se formó en el distrito de Tures el Comité de Liga Menor de Fútbol de Los Distritos Del Este para llevar a cabo competiciones de las que se marginaba, en muchos aspectos, a los equipos locales de dichos distritos y tuvo una excelente acogida entre los distritos vecinos, en ese entonces se llevó a cabo por primera vez un desfile inaugural de un torneo fuera del distrito central.

Imaginemos una municipalidad formada por personas que se identifican perfectamente con las necesidades más básicas de caminos, acueductos, espacios de recreación y seguridad (Policía Municipal) de sus vecinos, ya que vivirían exactamente la misma realidad de un entorno que requiere un enfoque diferente al que actualmente le da la municipalidad de Santo Domingo.

En los distritos del este existen varios factores que deberíamos tomar en cuenta por ejemplo el abandono del distrito de Paracito donde algunos de sus habitantes se sienten más moravianos que domingueños y no cuentan con una ruta de servicio público que los comunique directamente con el distrito central, la llegada tardía de las obras municipales al este del cantón donde se prioriza las necesidades del distrito central por encima de los de la periferia oriental del cantón, la constitución de una nueva municipalidad que generaría decenas de empleos y oportunidades a nuestra gente.

Obviamente si la distribución de fondos públicos girados a las municipalidades es direccionado para atacar las falencias más latentes de un lugar a manos de funcionarios que viven y sienten lo mismo que los contribuyentes tal distribución será más eficiente, equitativa y eficaz tomando en cuenta que es mucho más sencillo cubrir los faltantes de un lugar más concentrado y delimitado.

Sería interesante que una iniciativa de estas características tomara fuerza y pudiera llevarse a cabo por personas visionarias pensando principalmente en el bienestar de futuras generaciones.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo