LA NIÑA CLAUDIA.



Claudia Alvarado fue durante décadas un ejemplo de entrega y dedicación, su legado es aún muy recordado por las generaciones de angeleños que estudiaron en la Escuela Cristóbal Colón durante los setentas y ochentas .

Muchos egresados de la escuela y Tureños de finales de los 70s, y 80s la recuerdan con un cariño muy especial por su carisma, su don de gentes, su altruismo y su amor incondicional hacia los niños ya que con ellos convivía casi toda la semana debido a su labor como cocinera y conserje en la escuela. Don "Beto" Chavarría, en una entrevista que le realizamos hace algunos años mencionaba el gran cariño con que "La Niña Claudia" les hablaba, los trataba e interactuaba con ellos, "... era lo más especial que había, muchas veces uno llevaba un huevo o un chayote y se lo daba a la niña Claudia y ella se lo preparaba para arrimarselo al almuerzo al medio día y así era con todos, todos la amaban...". Una obra de Claudia Alvarado que se conserva y que recientemente fue remozada es la "Gruta de la Virgen" que es un santuario local que en sus inicios era una imagen de la Virgen de Lourdes en una casita de madera que luego se convirtió en un referente para todos los tureños y en un símbolo de unión entre la dos barriadas de Tures (Los Angeles y Barrio Lourdes o Las Quebradas) ya que el monumento se sitúa a la entrada de ambos lugares.

"La basura al basurero, me lo dijo el buen portero, que vivir entre basura es de gente sin cultura".





22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo