COSMOVISIÓN HUETAR.

Actualizado: 30 de oct de 2020

Los indígenas de la Cultura Huetar fueron los que habitaron el pueblo de Tures, esta recopilación fue realizada por el señor José Víctor Estrada Torres y fue narrada por el Sabio Juan Sánchez líder indígena de la Reserva de Quitirrisí Todo era silencio, todo estaba en tiniebla, todo estaba en la oscuridad y todo era estático, no se movía nada, no había aire, ni viento, solo existían dos elementos: La tierra y el mar, cada uno de ellos tenían un Dios que les acompañaba. La tierra tenía una Diosa que se llamaba Jatagua, el mar tenía otro Dios que se llamaba Jaragua. Un día de tantos, Jatagua la Diosa de la tierra, decidió caminar sobre su propia superficie y Aragua el dios del mar también hizo lo mismo y de pronto se encantararon juntos Jaragua y Jatagua.

Cacique Tures

Jatagua era una mujer bella, humilde y sencilla, Aragua el dios del mar era un hombre espléndido con mucha fe y sabiduría, al encontrarse juntos, por momentos se quedaron en silencio, pero en poco tiempo dijo Jatagua: - Aragua porque no hacemos algo más de lo que tenemos, nuestras tierra se ve fea , no hay nada solo tinieblas, dice Aragua: - es una gran idea porque el mar en que yo habito es una poza grande, grande, no se mueve , no hay nada, pero dice Aragua: - De donde venís y para dónde vas?, yo vengo de acá y voy para allá y tu a dónde vas y de donde venís?, dice Aragua: - vengo de adentro y voy para afuera y cómo te llamas dice Jatagua,

- soy Aragua el dios del agua y tú?. Yo soy Jatagua y soy la diosa de la tierra, hoy estamos congregados juntos y como te repito deseo hacer algo más y dice Jaragua y cómo hacerlo? Debemos de ir donde Sipö que es el Dios todo poderoso y él nos indicara como hacerlo, me parece bien -dice jaragua-, pero no crees que es mejor invitarlo acá, sí pienso que es mejor porque el camino es muy lejos para llegar donde él, y ¿cómo hacerlo? Aragua era con mucha sabiduría y que dijo al saber de ceremonias y rituales dios escuchara nuestra voz, pues de una vez desde este punto iniciaremos nuestras plegarias. Aragua cantaba y Jatagua rezaba fue poco el tiempo cuando sipö apareció y dijo ¿para qué me llamas? aquí estoy, la primera en hablar fue Jatagua hemos pensado hacer de la tierra algo mejor, todo es oscuro , es tiniebla, nada se mueve, no hay nada, el mar es una poza grande, grande - dijo Aragua -, pero tampoco tiene nada y quisiéramos que usted nos diga cómo hacer la luz, tener las plantas y animales, el aire y el agua, dijo sipö, gran señores yo les autorizare hacer lo que ustedes quieren hacer, pero no les puedo decir como lo hagan, entonces como hacerlo - dijo Jatagua -, tienen que dirigirse a los abuelos, los abuelos le dirán, como hacer todo. De pronto dicen ambos dioses, no habíamos pensado de que existían nuestros abuelos, pero vamos a buscarlos, Jatagua la diosa de tierra caminó y caminó buscando a los abuelos y jaragua se fue la mar a buscar a los abuelos de pronto Jatagua se encontró con una cueva, ahí estaban los abuelos, cuando la miraron dijeron: - mi hijita que andashaciendo, - vengo a buscarlos porque dios sipönos dijo que ustedes eran los encargados de decirlos como hacer la creación, - Aragua dice a los abuelos - , los abuelos contestan oh sipö siempre nos da trabajo a nosotros y difíciles, pero lo vamos a hacer en ese momento, no se sabía nada de jaragua ni de los abuelos del mar, no se sabía nada, -entonces les dijo- los abuelos que quieres hacer primero en la tierra, quiero hacer animales, ah es muy fácil, vaya y dibuje en la tierra todos los animales que usted quiere que existan en la tierra, te doy un plazo de siete días, a los 7 días volvés., Jatagua emponchada empezó a dibujar animales en la tierra, el primer animal que dibujo fue el sapo, este es el animal sagrado de los Huetares, el segundo animal fue el zopilote es el segundo animal sagrado de los Huetares y siguió dibujando animales de unos y de otros por siete días, cuando se terminó el tiempo, regresó donde los abuelos y los abuelos le dijo a Jatagua anda y soplas a todos los animales que dibujaste y los soplas por 7 días más, de pronto vio Jatagua que el sapo salió brincando, el zopilote corría , volaba y caía de nuevo a la tierra porque no había arboles ni plantas , no había nada, así sucesivamente la serpiente, la danta, el venado, estaban todos los animales. Ahí Jatawa se retiro a descansar descanso 7 días y luego regreso a ver los animales. Cuando ella llegó, muchos animales estaban muertos, otros estaban agonizando y se preocupó, se asustó Jatagua porque los animales se estaban muriendo, entonces se dirigió a los abuelos a decirles lo que estaba pasando, los abuelos dicen mira hijita, te explicamos bien, que pensarás bien lo ibas a hacer, lo que tenias que hacer son las plantas y no primero los animales y luego las plantas, la diosa tierra se equivocó en este instante y ahí surgió la equivocación de la humanidad, dice vaya y dibuje plantas, arboles, bejucos por 7 días dijeron los abuelos, Jatagua dibujó todo por 7 días y sopló por 7 días, todo recobró vida y ya los animales empezaron a tener vida y comenzaron a comer. Jatagua se retiró de nuevo a descansar a los 7 días salió de nuevo a ver los árboles y las plantas y se encontró que los árboles se estaban cayendo las hojas, las plantas estaban marchitas y preocupado Jatagua se fue donde los abuelos nuevamente y les explicó lo que estaba sucediendo, los abuelos se enojaron y se levantaron de la cueva y dijeron con voz cortante, ¿estás segura Jatagua de los que estás haciendo?, ¿a dónde esta jaragua? Jaragua esta en el mar buscando a los abuelos y que es eso, aquí estamos todos unidos y tu recuerdes que nada ni nadie puede hacer cosas solo ni dios mismo, anda y te buscas a jaragua y no te digo mas lo que hagas hasta tanto no hablar con los dos. Jatagua se fue a la orilla del mar y no veía a Jaragua por ningún lado, comenzó a cantar, a hacer oraciones a hacer el dios del agua jaragua, dice los abuelos están bravos, he hecho muchas cosas y no me han servido y dicen que para seguir con el proceso de creación de la tierra debemos de estar juntos y unidos. Y se dirigieron los dos nuevamente donde los abuelos y dicen los abuelos: recuerden que la oscuridad es la luz de la vida y el silencio vale por cien idiomas, debemos de cambiar el proceso. Ellos dos juntos se molestaron ¿no somos dioses nosotros? ¿No tenemos más poder que ustedes? Y dicen los abuelos si tienen poder, pero hay que acompáñarlo de sabiduría, pienso que lo que deben hacer es la luz y tu Aragua debes sacar el agua del mar y llevarla a los cielos para que desde ahí alimente a las plantas, arboles y los animales. Y el cielo estaba cubierto de grandes nubes espesas. Dice Aragua ¿Cómo hacerlo?, soplen por 7 días al cielo y comenzaron a soplar hacia el cielo, de pronto vieron que las nubes se iban moviendo de un lado para el otro y la luz del sol alumbró la tierra sobre los copos de los árboles y dieron paso a la claridad. Luego dicen los abuelos soplen las plantas y los árboles, y comenzaron a soplar a los árboles y a las pantas. Vieron entonces que los árboles se meneaban y se abrazaban y escucharon en el silencio los cantos de los pájaros y los gritos de los animales de unos y de otros.

Carate combatiendo con la diosa serpiente.

La vida de la tierra estaba cumplida, las aves cantaban, comían y bailaban. Los animales comenzaron a multiplicarse según sus especies y dijo Jatagua hemos formado arboles, arbolitos y arbolillos, también bejucos, bejucotes y bejuquillos, donde los pájaros y pajarillos hicieron los nidos y se multiplicaron según sus especies, todo era alegría y el mundo estaba lleno de alegría y paz, pero Sipö estaba llorando encuevado en las entrañas del cielo, porque nadie lo volvió a recordar. De pronto sipö baja a la tierra a Jatagua y a Aragua se han olvidado de mí -dijo sipöno, - dice Jatagua -, todos los animales y plantas son incapaces de adorarte, venerante y recordarte de ti, es por ello que debemos de hacer una figura en la tierra que sea capaz de escuchar tus palabras y de venérarte. Aragua y Jaragua se dirigieron nuevamente donde los abuelos y les explicaron lo que sipö les había comunicado dice los abuelos. Hagan al hombre, fabriquen hombres y mujeres. Entonces Jatagua le dijo sí, ¿cómo hacerlo?, ¿tiene muchos elementos? - dijo Jatagua - háganlo de carne, sacrifiquen animales como la danta, venado y leones y lo fabrican de carne. Aragua y Jatagua se fueron con sus flechas a sacrificar los animales y trajeron mucha carne y empezaron a fabricar al hombre, lo primero fabricaron sus pies, iban por medio cuerpo cuando se terminó la carne. Decidieron ir a la montaña a buscar más animales y a buscar más carnes y cuando regresaron a la lugar donde estaban haciendo al hombre se encontraron con lo que habían hecho estaba en el suelo, los gusanos se lo habían comido y no pudieron continuar entonces fueron donde los abuelos a contarles lo que había pasado. Los abuelos dicen: bueno, háganlo de madera, la madera no se la comen los gusanos. Rápidamente, Jatagua y Jaragua eran excelentes arquitectos y comenzaron a hacer el hombre de madera y comenzaron por los pies, todo era pieza por pieza, las manos no se movían, eran unidos por madera los brazos, la cara daban vueltas, pero no se movían, entonces se fueron donde los abuelos y les contaron que habían hecho al hombre. Los abuelos les preguntó ¿hicieron hombres y mujeres? , Aragua dijo yo construí la mujer y Jatagua dijo yo construí el hombre. A partir de ese momento es que las hijas mujeres le pertenecen al hombre, al papá y los hijos hombres le pertenecen a la mamá, después de soplar se multiplicaron y comenzaron a multiplicarse miles y miles de personas en la tierra y comenzaron a hacer cosas importantes, pero al poco tiempo los hombres y mujeres se olvidaron de Dios. Al inicio hacían ceremonias y rituales, pero se olvidaron de dios. Dios bajó a la tierra y dijo: ¿Dónde están las personas que creen en mí y me veneran?, esas palabras no tenían sentido entre la multitud de las personas, ya que nadiecreía. Jatagua dijo a dios: es mejor quitarlos de la tierra , dijo Sipö, yo me encargo de quitarlos por esta vez y le solicito al sol bajar tiempos mayores y menores y el sol comenzó a bajar lentamente y la gente empezó a morir, habían personas inteligentes en esa época, unos se treparon a los árboles y cortaron hojas y ramas y se fabricaron unos nidos y se ocultaron para que el sol no los matara, cuando se dieron cuenta que ya no había personas en la tierra salieron de los nidos, pero ya sus manos se habían transformados, las manos, pies y cuerpos eran de color negro y no hablaban, ese es el mono que pertenece a la era del hombre de madera, entonces ya el mundo se quedó sin gente. Fueron de nuevo donde dios a pedir permiso para hacer el hombre, dios dijo que no, que ya no autorizaba más. Sipö le dijo a la tierra que la autorizaba y para que lo creara y los quitara cuando ella quisiera, entonces Jatagua la diosa acepto porque creía en el hombre, se dirigió hacia donde los abuelos y les contó lo que había sucedido, ahora lo puedes hacer de semillas. Dijo Jatagua he pensado en hacerlos de semilla y voy a hacerlos de kiobras, ( es un frijol, mata pequeña y de color vino) Jatagua se fue a buscar la tierra fértil y sembró kiobras y los sembró iba muy rápido que en un hueco, echaba uno, dos tres, cuatro, iba tan rápido que hechaba seis, ocho y hasta diez semillas para que se multiplicaran y en unos huecos no echaba nada, y a los 7 días se detuvó, fue a donde los abuelos y les contó que habían terminado y ellos les pidieron soplarlo por siete días, y a los 7 días cumplidos de soplar la tierra se quebró y salieron hombres y mujeres de la tierra. Y esos hombres y mujeres eran fieles a dios, le cantaban, bailaban, le hacían fiestas, ese hombre kiobras que hizo Jatagua somos nosotros, pero igual que antes ya no creen en Dios, ahora están pidiendo que dios regrese para una nueva reforma.

92 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo