TURES HOY (marzo de 2019).




Las redes anti-sociales



El problema con el uso que le estamos damos a las Redes Sociales y la Tecnología es que están creando problemas que ya teníamos más o menos resueltos. Me explico:

· Antes cuando uno ocupaba hablar con algún vecino o familiar le pegaba un grito, lo llamaba por teléfono o simplemente salía a buscar a la persona, conversaba un toquecito y listo. Hoy día resulta que la gente se manda textos y audios, ante los cuales no siempre hay una respuesta inmediata, se pueden prestar a malinterpretaciones o en el peor de los casos el receptor nunca responde porque “tenía el celular sin volumen”.

Se está volviendo cada vez más difícil mantener una conversación en una parada de buses, en un ascensor o incluso en nuestras propias casas porque todo el mundo está absorto en su respectivo dispositivo. Es así como te perdés de la infancia de tus hijos, de encontrar al amor de tu vida o de simplemente conocer nuevas personas que te pueden ayudar a resolver ese problema que hoy te agobia. O sea, la vida está pasando justo frente a nosotros, pero tenemos la cabeza inclinada revisando los memes, estados y fotos del WhatsApp.

Antes nos sabíamos bastantes números de teléfono de memoria y en general teníamos más habilidad para acordarnos de cosas esenciales en la vida. Ahora con costos nos acordamos de nuestro propio número, del pin del cajero, de multiplicar mentalmente, de qué fecha es hoy y hasta de cómo escribir apropiadamente porque de por sí para eso está el corrector ortográfico del celular. La mente se nos está atrofiando porque no la ejercitamos ni la desafiamos.

Redes Sociales; tan dañinas como beneficiosas.

¡Qué fácil es ahora incitar al odio y a la crítica destructiva a través de las redes! Desde niños hasta adultos mayores, nadie se salva de esta corriente de irrespeto que observamos a diario y que en nada nos ayuda a ser mejores personas. Antes había que tener bien puestos los pantalones y las enaguas para plantársele personalmente a alguien que pensaba distinto a nosotros, ahora muchos se escudan detrás de su perfil (ya sea real o falso) para mentarle la madre a cualquiera que se les atraviese en Facebook, YouTube, Twitter o Instagram.

“Cada uno en su casa y Dios en la de todos”. Así pensamos los ticos, al menos los que vivimos en el Valle Central. Ahora que tenemos más comunidades virtuales se tiende a perder aún más el contacto físico. Es ahí cuando nos damos cuenta de que tenemos cientos de “amigos” que ni siquiera conocemos en persona o con quienes nunca o casi nunca interactuamos cara a cara. Nos sabemos la vida, obra y milagros de celebridades, políticos y futbolistas, pero ni siquiera conocemos al vecino, cómo se llama, qué le gusta o a qué se dedica.

Soy usuario de las Redes Sociales y maximizo el uso de la Tecnología para facilitarme la vida, pero trato de usarlas responsable e inteligentemente, teniendo yo siempre el control y no al revés. Te invito a hacer lo mismo.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo